Arándanos para Sal

Arándanos para Sal

Arándanos para Sal, cuyo título original es Blueberries for Sal, es un álbum ilustrado de Robert McCloskey publicado en 1948 y, cuya edición en castellano fue publicada por Corimbo publicada en el año 2010. McCloskey, fallecido en el año 2003, es uno de los grandes nombres de la ilustración infantil, siendo en su momento el primer ganador de dos medallas Caldecott, por Make way for ducklings (1942) y Time of wonder (1958). Blueberries for Sal, por su parte, fue uno de los álbumes reconocidos en la entrega de la medalla Caldecott en 1949.

La historia comienza cuando Sal y su madre van a una colina a recoger arándanos para hacer conservas de cara al invierno. Cada una de ellas va equipada con un pequeño cubo metálico. Mientras que su madre recoge arándanos sistemáticamente, llenando cada vez más su cubo, Sal se comporta como la niña pequeña, juguetona y curiosa que es. En un primer momento no puede resistir la tentación y va comiéndose los arándanos que dejar caer en su pequeño cubo. Después, se despista hasta el punto de perder a su madre. Paralelamente, Osito y su madre recorren la misma colina buscando arándanos que comer antes de hibernar. Osito se comporta como el pequeño, juguetón y curioso osezno que es. Se deja distraer por lo que tiene alrededor, hasta el punto de perder la pista de su madre. Con las dos parejas separadas, se producen sendos encuentros inesperados: Sal se topa con la madre de Osito, a la que comienza a seguir, mientras que Osito se encuentra con la mamá de Sal y comienza a caminar detrás de ella, comiéndose los arándanos del cubo que lleva.

Como podréis ver, uno de los elementos característicos de Arándanos para Sal es el paralelismo que se establece entre las dos parejas protagonistas, que guardan más elementos en común de los que parece. Así, a la osa le dan un poco de miedo las personas, aunque sean pequeñas; de igual forma, a la madre de Sal le dan un poco de miedo los osos, aunque sean pequeños. Los pequeños son impulsivos, curiosos y juguetones, sus madres, por el contrario, son metódicas y se guían por la necesidad de cumplir un mismo objetivo: recoger arándanos. Los pequeños son ajenos a los miedos de los mayores: cuando Sal se encuentra con la madre osa se pone a seguirla, de igual forma que Osito sigue a la madre de Sal cuando topa con ella. Otro elemento característico es el peso en la narración de las onomatopeyas, como elemento de refuerzo de la información visual: el sonido de los arándanos golpeando contra la bade del cubo vacío de Sal, Osito y su madre masticando los arándanos que van comiendo según avanzan por la colina…

Las ilustraciones de Robert McCloskey están realizadas con plumilla, en un único color. Son expresivas y especialmente detalladas, aun siendo carentes en muchas ocasiones de elementos de paisaje como sol, nubes… El completísimo reflejo de la naturaleza que ofrece en sus ilustraciones invita a una contemplación sosegada, al margen incluso de la propia historia, en busca de detalles inapreciables en una lectura a ritmo habitual. Un reflejo que, en un nivel superior, es el de la América rural de los años 50, de sus costumbres y su forma de vida. El trazo es firme y el resultado nos evoca plenamente la época en la que fueron dibujadas estas ilustraciones. Particularmente, me remiten a la publicidad de aquellos tiempos, en los que la ilustración era un elemento tan importante como la fotografía. Como curiosidad, el autor encontró la inspiración para Sal y para su madre en su esposa, Peggy, y en su hija mayor, Sally. La pequeña Sal es protagonista de otros álbumes de McCloskey, entre ellos One morning in Maine, continuación de Blueberries for Sal, publicada en el año 1952.

La edición de Corimbo está encuadernada en cartoné, tiene 58 páginas y unas dimensiones aproximadas de 21 x 28 cm. en formato apaisado. Nos ofrece buenas calidades de papel y elegantes acabados en tonos azulados que nos hacen apreciar el valor de tener entre manos un verdadero clásico, una historia entrañable que está a punto de cumplir 70 años, pero que sigue siendo entretenida tanto para niños, a partir de 3 ó 4 aproximadamente, como para adultos.

¿Quieres comprar Arándanos para Sal? 
Si quieres comprar este libro, te ofrecemos un enlace para que lo hagas en Amazon. No te vamos a engañar, es un link de afiliado y ganaremos una pequeña comisión con la venta. A ti no te costará más caro y a nosotros nos ayudará a mantener esta página funcionando. Si te interesa, puedes comprar Arándanos para Sal en Amazon pulsando aquí.
logo

Related posts

Llama destruye el mundo

Llama destruye el mundo

Llama destruye el mundo es una novedad de La casita roja Ediciones escrito por Jonathan Stutzman e ilustrado por Heather Fox Jonathan ama el queso y una vez casi destruye el mundo por los donuts. Además de escribir esta historia, está casado con la talentosa ilustradora de este álbum...

Bubble Gum Boy: en el cole nuevo

Bubble Gum Boy: en el cole nuevo

Bubble Gum Boy: en el cole nuevo es un libro muy original, que llama la atención ya desde su portada. Escrito e ilustrado por María Ramos, lo edita Fulgencio Pimentel e hijos. SINOPSIS ¿Cómo es eso de ser nuevo en el colegio? ¿Qué sienten nuestros pequeños al intentar encajar en un...

Bruno y el secreto de los cuentos

Bruno y el secreto de los cuentos

Bruno y el secreto de los cuentos, escrito por Juani Velilla e ilustrado por Valeria Shapovalova es un álbum publicado por Ediciones Llum de Lluna. SINOPSIS Bruno el pirata llega a la Isla de las Tortugas Remolonas. Allí escucha risas, y besos, algo que él quiere conseguir. Sin embargo...

Leave a comment