Nuna borra palabras

Nuna borra palabras

La poetisa israelí Orit Gidali y la ilustradora Aya Gordon-Noy vuelven a unir sus caminos para ofrecernos una nueva historia protagonizada por la simpática Nuna. Tras Nuna sabe leer la mente, un libro que nos gustó mucho y del que ya os hablamos en su momento en la web, desde el pasado mes de mayo está disponible Nuna borra palabras.

Nuestra historia comienza el día en que Nuna, presa de la emoción, exclama antes sus amigas “¡Chupiguay!“. De repente, todo se queda en silencio. Sus amigas la miran sorprendidas y murmuran: “¿Chupiguay? ¡Es una palabra de bebés!“. Nuna se siente dolida y avergonzada a partes iguales. Entonces, para resolver la situación, se le ocurre coger el borrador de palabras de su madre. ¿Que no sabéis qué es un borrador de palabras? Pues es una goma especial que borra las palabras que ya están en el aire.

Con ella, Nuna borra ese “¡Chupiguay!” pronunciado ante sus amigas. También unas cuantas letras sueltas, aquí y allá, que transforman las frases pronunciadas por otras personas en algo completamente diferente. Y más “¡Chupiguay!” pronunciados por la emoción. Pero, poco a poco, Nuna se siente cada vez más triste. Finalmente, se queda quieta y en silencio, hasta que aparece su amigo Lucas. En ese mismo instante, Nuna descubre que hay personas ante las que no hay que borrar palabras, así como palabras que nunca deberían haber sido borradas.

En el origen de la historia, volvemos a encontrarnos con una situación de bullying, tal y como ya sucediera en Nuna saber leer la mente. Si en aquella ocasión fue un insulto, en esta nos encontramos con burlas hacia Nuna por la palabra que emplea. Pero nuestra protagonista ha crecido, y demuestra su capacidad para hacer frente a la adversidad y resolver sus problemas. Nuna cree optar por la mejor solución, borrar aquello que ha provocado la situación en la que se encuentra, algo que con el paso de la historia se revelerá como un error. No obstante, un primer hecho a destacar es su iniciativa en este sentido.

Nuna abusa del poder que le da el borrador mágico. Modifica palabras por gusto, únicamente para divertirse, cambia cosas que no debería cambiar, llegando a reírse de otras personas. Sin embargo, pronto se da cuenta de que está obrando mal. En ese momento, se queda en silencio. Lo único que ha conseguido con su actitud es alejarse de la gente junto a la que quiere estar. La aparición de Lucas le hará ver que no es necesario cambiar aquello que decimos o que hacemos simplemente para agradar a los demás, y que comportándose tal y como es se sentirá más feliz y eso le conducirá a ser aceptada y respetada por los demás. Este es un importante mensaje que trabajar con nuestros hijos e hijas durante la lectura del álbum. Se relaciona de forma directa con el concepto de autoestima, uno de los grandes ejes en torno a los que se mueve la historia.

Las ilustraciones de Aya Gordon-Noy ofrecen una continuidad en el estilo que ya pudimos ver en Nuna sabe leer la mente: trazos con lápiz para definir los rasgos de los personajes y elementos, combinados con trazos de color que no se ajustan a los límites establecidos. Nuevamente encontramos algunos objetos reales (más allá de la goma de borrar, elemento central de la historia) que se suman al collage de las ilustraciones, como los periódicos o el acabado del suéter de Nuna. Aquellos que hayan leído el anterior álbum protagonizado por Nuna la encontrarán algo cambiada: más mayor, con una nariz más redondeada. Otro elementos se han mantenido inalterados entre ambas historias: su pelo ensortijado, el pañuelo para domarlo, su alegre sonrisa.

En las ilustraciones se esconden también algunos detalles que nos cuentan pequeñas historias dentro de la historia principal. Solo hay que fijarse en el destino final del borrador mágico, o en la historia de amor del pez de Lucas, que es un guiño más a la historia y personajes reflejados en Nuna sabe leer la mente. Siempre son agradables, porque nos ofrecen un trabajo más profundo, que incita a la relectura y a una contemplación detallada de todo lo que rodea la historia central.

A nivel de edición, estamos ante un volumen encuadernado en cartoné, con un total de 32 páginas, unas dimensiones de 21,5 x 24 cm. y buenas calidades de papel. Es de agradecer que, tanto en aspecto, tipografías, acabados y medidas, sea idéntico a Nuna sabe leer la mente. A nivel de portadas, la única diferencia reseñable radica en la no utilización de barnices o lacas para destacar elementos en brillo sobre el acabado mate de portada, un detalle menor que no afecta a la continuidad en el formato a la que hacía referencia anteriormente.

Concluyendo, Nuna borra palabras resulta una historia divertida, no exenta de mensaje, pero sin pecar de moralista. Si os gustó Nuna sabe leer la mente, es más que probable que os guste también este álbum. Si no la habéis leído, os recomendamos que lo hagáis, ya que así Nuna borra palabras se disfruta más si cabe, pudiendo apreciar con detalle todos esos guiños y referencias escondidos entre sus páginas.

¿Quieres comprar Nuna borra palabras
Si quieres comprar este libro, te ofrecemos un enlace para que lo hagas en Amazon. No te vamos a engañar, es un link de afiliado y ganaremos una pequeña comisión con la venta. A ti no te costará más caro y a nosotros nos ayudará a mantener esta página funcionando. Si te interesa, puedes comprar Nuna borra palabras en Amazon pulsando aquí.

Entradas relacionadas

Violetera

Violetera

Violetera es un álbum escrito por Paqui Loli Tellado e ilustrado por José Ángel Jaimez, (co)editado en septiembre de este año en colaboración con Babidi-bú Libros dentro de su colección El hada y el duende. SINOPSIS Violetera, la protagonista que da nombre al álbum, es una maestra diferente...

No es una caja

No es una caja

No es una caja es un original álbum ilustrado de la estadounidense Antoinette Portis, que desde un planteamiento de lo más sencillo (una caja representada por un rectángulo y un personaje junto a ella), hace un elogio de la imaginación como motor del juego infantil y, porque no decirlo, una...

Caracol, ¿dónde estás?

Caracol, ¿dónde estás?

Caracol, ¿dónde estás? es un clásico de Tomi Ungerer (Los tres bandidos, ¿Dónde está mi zapato?, Rufus, el murciélago que adoraba los colores...), publicado originalmente en el año 1962 por Harper & Brothers y reeditado en 2017 por Kalandraka, sumándolo así a su amplia colección de clásicos...

1 Comenta

  1. Verónica 3 Julio, 2017
    Responder

    Es un lindo libro para guardar para mi peque.

Deja un comentario